Metamorfosi

CASTELLANO

Per primera vegada després de més de tres mesos em toca pagar un compte assegut a la taula d’un restaurant. Som quatre, els uns al costat dels altres al voltant d’una tauleta de terrassa on hem xerrat, rigut, begut i compartit tapas i postres. Passo la targeta pel datàfon i seguidament em concentro a desar-la novament dins del meu moneder. En aixecar la vista un altre cop vers la resta de comensals amb qui comparteixo… Metamorfosi.  

A tots tres els ha sortit un bec. Espontani. Immediat. No l’he vist créixer i, tanmateix, ara quan ens toca posar-nos en marxa, tothom en té d’un a la cara. De cop, sense boca ni nas, els tres parlen i riuen pels ulls, les celles, els plecs del front i, fins i tot, per unes orelles augmentades; exagerant de manera grotesca les expressions d’aquelles desfigurades fisonomies. Ja no sóc capaç d’entendre el que diuen sota aquestes riallades punxegudes i esdentegades que se’m vénen a sobre per tots tres cantons. Tot i estar segur que no és un somni, sembla evident que sóc l’únic que està tenint la visió. En el fons res no ha canviat: encara tots ells semblen mamífers humanoides només que ara amb un bec desmesurat que els ha conquerit mig rostre. Què d’estrany pot haver-hi en això? Continuem asseguts al voltant d’una tauleta a la terrassa d’un restaurant exactament a la mateixa distància íntima que hem mantingut durant tota la vetllada, tan sols que ara ells frueixen d’aquesta protuberància inexpressiva a la qual ja començo a acostumar-me. Penso en una reunió d’ornitorrincs (que segur que en tenen de joioses, tal com nosaltres). Ornitorrincs, però als quals puc veure trets dels meus amics, mes no tots els que els defineixen. Per un instant desconfio seriosament.

Confós i sense tenir del tot clara la raó —potser per a reafirmar-me en la meva identitat o tal vegada per enveja a perdre’m part d’aquella diversió aliena—, forço la mirada per sota la punta del meu nas per esbrinar si a mi també m’ha crescut un bec. Res. De pas, i amb una discreció que no aixequi sospites, aprofito per tornar el moneder a la butxaca posterior dels meus pantalons com a excusa per corroborar que tampoc no m’ha crescut una cua plana i ovalada al darrere.



–––––––––––––––––––––––
Deixar un comentari ]


––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
CASTELLANO

CATALÀ

Metamorfosis

Por primera vez después de más de tres meses me toca pagar una cuenta sentado en un restorán. Somos cuatro, unos junto a otros alrededor de una mesita de terraza donde hemos hablado, reído, bebido y compartido tapas y postres. Paso la tarjeta por el datófono y acto seguido me concentro en volver a guardarla dentro de mi monedero. Al levantar la mirada otra vez hacia el resto de comensales con quienes comparto… Metamorfosis.

A los tres les ha salido un pico. Espontáneo. Inmediato. No lo he visto crecer y, sin embargo, ahora que nos toca ponernos en marcha, todos ellos tienen uno en la cara. De súbito, sin boca ni nariz, los tres hablan y ríen por los ojos, las cejas, los pliegues de la frente e incluso, por unas orejas acentuadas; exagerando de manera grotesca las expresiones de aquellas desfiguradas fisionomías. Ya no soy capaz de entender lo que dicen bajo estas carcajadas puntiagudas y desdentadas que se me vienen encima por todos lados. A pesar de estar convencido de que no es un sueño, parece evidente que soy el único que está teniendo la visión. En el fondo nada ha cambiado: ellos todavía actuan como mamíferos humanoides sólo que ahora con un pico desmesurado que les ha conquistado medio rostro. ¿Qué de extraño puede haber en eso? Continuamos sentados alrededor de una mesita en la terraza de un restorán exactamente a la misma distancia íntima que hemos mantenido durante toda la velada, nomás que ahora ellos fruyen de esta protuberancia inexpresiva a la cual ya empiezo a acostumbrarme. Pienso en una reunión de ornitorrincos (que seguro que tienen de distentidas, tal como nosotros). Ornitorrincos, pero en los cuales puedo distinguir rasgos de mis amigos, mas no todos los que los definen. Por un momento desconfío seriamente.

Confundido y sin tener del todo clara la razón —quizás para reafirmarme en mi identidad o tal vez por envidia a perderme parte de aquella ajena diversión—, fuerzo la mirada por debajo la punta de mi nariz para averiguar si a mí también me ha crecido un pico. Nada. De paso, y con una discreción que no levante sospechas, aprovecho para volver el monedero al bolsillo de atrás de mis pantalones como excusa para comprobar que tampoco me ha crecido una cola plana y ovalada en el trasero.

5 thoughts on “Metamorfosi

  1. La pasión me impide escribir sin errores corrijo y me repito…ja
    Gracias por este relato, felicitaciones
    Espero que el pico no se convierta en prótesis y pronto volvamos a reir
    viendo la sonrisa del otro, es de esperar que renazca un mundo sin caretas,
    más alegre, más humano, menos consumista y más precupado de nuestra tierra.
    Cariños desde Chile en estado de hibernación. Pablo/Lolo

    Like

  2. Maravilloso relato!!!!! Tan real, tan sensible, tan presente.
    Cambios tan visibles que parecen invisibles a la vez… ¿será que los otros no se dan cuenta de esta mutación involuntaria? Saludos desde Santiago otoñal/invernal.

    Like

  3. A fascinating and surreal novel that could have been written by Nabokov (La Venitienne) or Poe (Histoires Extraordinaires) either Kafka (La Metamorphose). Nico, gran talento, let’s try to write more novels and why not publish some of them.
    Warm and sincere congrats!
    Sam

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s