Hannover 03/06: ​ Declassified 

CASTELLANO

Una setmana enrere la gent preguntava: Què, ja esteu preparats per anar a Hannover?, i això és quelcom que es va quedar sense resposta per aquí al blog. I ara que ja hem tornat, la pregunta és: I, com va anar per Hannover?

En aquest respecte, de segur que cadascun dels tres té una visió diferent. La meva, aquesta setmana que ha seguit a la cursa, va per aquí:  

No estic content. L’experiència m’ha deixat un regust de boca que no és pas el millor. De fet, el sentiment que m’irromp és més aviat negatiu: tinc la sensació que, d’alguna manera, tots tres hem fallat.

Un parell de dies abans de marxar a Hannover vam decidir que faríem la cursa plegats. Una mena de “o tots o ningú” i aquesta era la idea. Per posar un xic de pressió vaig suggerir d’almenys travessar meta per sota les 10 hores (no res gaire esbojarrat si ho fèiem sense pausa, no us penseu!).

Acompanyant-nos, tots ens ajudàvem una mica perquè cadascun tenia una prova més fluixa o una altra de més forta. En curses llargues, però, això no és gens fàcil —o és proporcionalment difícil al llarg de la cursa—. En general, i sense necessitat de posar-se al límit com les i els que lluiten per les primeres posicions, crec que cadascú avança al ritme en què al cos li resulta eficient fer-ho segons quina sigui la distància a recórrer (pensant sempre en poder arribar fins al final) i anar a una velocitat diferent d’allò, sigui anant més lent o més ràpid, suposa un desgast físic i psicològic major.

IMG-20180903-WA0061
Estava clar

A priori —i només en teoria—, a un extrem de la corda teníem a en Pedro, el punt feble del qual era la natació. Tampoc no deixava de ser un misteri (i en certa manera una preocupació i responsabilitat pel Guayas i jo) el com resistiria en la totalitat de la prova en tractar-se de la seva primera cursa de llarga distància (en aquest respecte, amb el Guayas no és que siguem uns experts, però amb els anys ja més o menys ens coneixem i sabem quin mal pateix cadascun). A l’extrem oposat de la corda —en teoria!— estava jo, que normalment sóc qui més estreny quan es tracta d’anar tirant (no pas per un afany de voler fer marca, però un desig pràctic de voler acabar ràpid amb el tràmit —i també per culpa de títols com “Retroceder nunca, rendirse jamás”, pel·lícula que, per cert, diria que mai no he vist, però la frase em va quedar—). I en mig, el Guayas, que sempre és una sort d’incògnita entre el que és capaç de resistir i el que el seu cap i les ganes del dia segons s’aixequi li diguin que és necessari resistir abans de dir: ¡P*#o sinsentido! A tomar por culo, se acabó. ¡Hasta aquí llego! (podeu amanir això amb un bon grapat més de renecs per fer-ho tot més realista).

Així, el dissabte abans de la cursa —de fet, era el diumenge ja— els tres vam anar al llit amb pensaments ben diferents. A veure si no m’equivoco (ja em corregiran ells): jo —començament pel meu perquè és l’únic que sé amb certesa— sabent que demà seria un dia llarg però que no hi havia dubte que l’acabaríem tots tres, el Guayas tractant de dissimular unes poques ganes de començar una carrera per a la qual no se sentia gens preparat i el Pedro, l’únic amb aquells nervis novicis que no et deixen dormir bé i et posen el cap a mil visualitzant i pensant en el repte que se’t ve —se li’n venia— a sobre la matinada següent (nerviosisme que en certa manera s’agraeix i que el Guayas i jo ja hem perdut amb el temps, la qual cosa té poc de positiu perquè et fa perdre el respecte i l’emoció. Puc afegir, també, l’ambició però d’aquesta, més enllà de creuar la meta, mai no hem tingut gaire —o això em pensava—).

Vam anar al llit passades les 00.00 h (res de misticisme i tendes de campanya aquest cop) i les alarmes van ressonar a les 4.43 h per entrar a l’aigua del Stichkanal Hannover-Linden una mica abans de les 7.15 h (hora del tret de sortida). En total, unes quatre hores de son si algú dels tres va aconseguir adormir-se al moment aquella nit.

Fünf Sekunden! Vier, drei, zwei, eins… Piiiiiiiiiiiiiip!

Xiulet i sortida. Tothom ja estava nedant. Nosaltres tres, al darrere de l’estampida, encara ajustant-nos el barret i les ulleres i discutint un parell de coses abans de posar-nos en marxa. Revolucionat com bon novell, l’únic ansiós per posar-nos en moviment en veure com els altres 28 inscrits a la cursa (més els que la feien per equips) s’allunyaven canal amunt, era en Pedro.

Al tram de natació l’objectiu d’anar plegats es va acomplir i el riu va ajudar bastant: la temperatura era més que agradable per estar-s’hi una estona, l’aigua mitjanament tèrbola però ben dolça i refrescant i el fons força distret quant al que podies anar trobant (a més d’una vegetació verda, llarga i ben densa que en més d’un tram se t’enredava en la mà en bracejar). Atès que en Pedro mai no havia nedat 3,8 km d’una tirada, era sens dubte la prova que més ens preocupava i gran part del recorregut el vam passar en una mena de formació silenciosa que deixava al Pedro al mig i al Guayas i a mi a cada costat contenint el ritme d’avanç (jo una miqueta, el Guayas una mica llarga). I així, sense pressa però sense pausa, finalment vam recórrer en una hora i mitja passades les dues voltes del tram del canal, vam sortir de l’aigua eufòrics i amb el subidón del moment vam cuitar els 300 metres que hi havia fins a la zona de transició de les bicicletes mentre ens anàvem traient el neoprè. La prova que en principi era la difícil ja estava superada.

Mudats pel que tocava ara, vam acompanyar a peu les nostres bicis —que el Tom, l’organitzador, ens havia aconseguit llogar tirant de família i amics— fora de la zona de transició fins a la línia on et deixen muntar-les i ens vam posar a pedalejar. A diferència de les altres disciplines, als 90 km del tram de ciclisme no està permès anar junts (ja que en tractar-se d’una cursa individual no pots anar “a roda” o “a rebuf” d’un altre competidor), sinó que s’ha de deixar una distància mínima de 12 metres entre cada ciclista, la qual cosa ens dificultava la comunicació i el poder estar pendent del que fa el que tens al darrere (simplement confies que hi és).

En formació, i aprofitant el seu tirón, vam posar a un exultant Pedro al davant perquè marqués el ritme, al Guayas enmig i jo tancant perquè ningú no fes tard. Recorreguts uns metres, però, la cosa no tirava gaire i amb mi cridant des del darrere que s’accelerés la marxa, el Guayas va passar al davant. La situació no va millorar tampoc. Des del darrere, la meva impressió era que el ritme de pedaleig no es coincidia amb l’eufòria que semblava tots tres portàvem al cos. Anàvem a ritme de passeig i ni tan sols ens apropàvem als 30 km/h (que, dintre del que havíem parlat, era el mínim a què aspirar dins del context d’una cursa; vaja, que en general no s’ha de pujar molt entre els classificats per trobar gent que baixa de les tres hores en 90 km). Tot succeïa a càmera lenta. Era com si no avancéssim.

Després de la natació, la bicicleta era la tasca que més pendent teníem de preparar (de córrer, ni parlar-ne, tothom ho sap fer, oi?). Durant aquests darrers quatre mesos només vam fer una sortida en bici i podem deixar de comptar (únicament el Pedro i jo fins a Sitges per Vilafranca del Penedès, 70 km). Entre menfotisme i que el canal tirava més, d’alguna manera confiàvem que això que diuen “memòria muscular” (sí… del viatge a Irlanda de fa —ehem— 10 mesos!) ens ajudaria. Òbviament, no va ser així.

Passats uns kilòmetres, jo continuava tancat el grup, però això poc més va durar. No estrènyer el ritme a la natació em semblava necessari, però… No fer-ho en les bicis!? Com pot ser això!?, era quelcom que simplement no entenia i vaig trigar a assimilar (60 dels 90 km, per ser exactes). Així, em vaig posar al davant dels tres amb la intenció de marcar un ritme d’avanç prop dels 30 km/h que tothom pogués seguir.

Aquí és quan tot el pla va començar a trontollar.

A l’estona de marxar a 30 km/h sense mirar enrere, em vaig quedar sol. I vaig continuar tirant. Tampoc no vaig parar als avituallaments que hi havia al recorregut (dos per volta) com havíem comentat. Sincerament, continuava pedalant perquè m’ho estava passant bé, posseït per l’asfalt d’un camí que transcorria entre camps i petites urbanitzacions, però sabia que estava saltant-me l’emparaulat. Enrere havia deixat al Guayas i al Pedro (en aquest ordre) amb la missió de seguir junts aquesta estona fins que ens tornéssim a retrobar i amb la idea al cap que seria el Guayas qui s’estaria assegurant de l’avanç del Pedro.

El que va passar amb ells llavors, m’ho vaig perdre.

En acabar la segona volta i abans del gir on començava un altre cop el recorregut, vaig demanar al vol a la Marta i Ganaëlle (que havien triat aquesta intersecció del camí per donar-nos suport) que “¿¡Cuánto más atrás venían!?” i em van dir que “Un rato, un rato… ¡Un rato largo!” Aquí va ser quan em vaig dir: “OK, Nico, si queremos llegar todos juntos, lo que estás haciendo no tiene ningún sentido, baja el ritmo.” I així, durant el meu tercer gir, vaig començar a pedalejar més lleuger i a prendre llargues pauses als avituallaments i aturades per pixar.

Al Pedro, una mica per responsabilitat donat que nosaltres l’havíem ficat aquí, l’esperem els dos (el Guayas i jo). El Guayas és dels que sempre espera a tothom, al Pedro i a mi (això quan no li dóna un arravatament per fer un esprint tot sol o bé per intentar aconseguir a algú que l’ha passat per davant a bon ritme). I al Guayas, bé, jo l’espero vegades sí, vegades no, i quan no ho faig és simplement perquè com-que-es-tracta-del-Guayas dono per fet ho pot fer. Però, sí, per norma general qui té més paciència per esperar és el Guayas i és aquí on —li— hem fallat aquest cop.

Aquesta vegada, finalment va resultar que al que tocava esperar era a ell i no ho vam fer ni ens vam adonar que calia fer-ho. Primer em vaig separar jo i amb això, d’alguna forma, vaig tirar del cordill perquè en Pedro, quan es va sentir fort en la bici possés per la cursa, també ho fes. I el Guayas es va anar quedant enrere fins que en un moment de solitud i desànim: “¡P*#o sinsentido! A tomar por culo, se acabó. ¡Hasta aquí llego!” i va decidir abandonar després de dos grans cops dels quals jo em vaig assabentar només després de succeïts: primer un accident i caiguda (de la qual es va aixecar) i després una rebentada de pneumàtic (el qual va reparar).

La punxada anímica, però, és el més difícil d’endurar i en acabar la seva segona volta va decidir no continuar. Cosa que d’anar tots tres junts, de segur no hauria passat (vaja, no li ho hauríem permès).

VID-20180903-WA0072_CUT_02
El Guayas es retirava…

Mentre tot això succeïa, en paral·lel, jo continuava estirant el temps. Arribat fins aquí, encara no tenia del tot clar quants quilòmetres tenia cada volta i, per tant, quantes voltes més havia de fer encara (sí… això passa per no llegir-se el web ni atendre el briefing de la cursa o… per anar sol). Després d’uns espessos càlculs mentals dels quals no me’n refiava gens, la meva conclusió era que aquesta era l’última perquè en total havien de ser només tres voltes (i no les 6 que m’afirmaven en un anglès escarit els voluntaris dels avituallaments en el cas d’estar fent la “long-distance race”, la qual, segons com es mirés, era la que estàvem fent). Així, abans d’acabar-la (diria que a uns 6 o 5 km de la intersecció on estaven la Marta i Ganaëlle) em vaig aturar a l’ombra d’un arbre a esperar al Guayas i al Pedro mentre veia passar com a fletxes als que encara quedaven a la carretera (no és que hàgim avançat molta gent pel camí, és simplement que al mateix circuit tenien lloc més competicions —altre tros d’informació que també desconeixia— i d’aquí la meva confusió amb el nombre de voltes i els voluntaris dels avituallaments perquè hi havia dues “long-distance race”: la del triatló, l’ironman, que era a la qual ells es referien i a on pertanyien els que jo veia passar —6 voltes—; i la del quadratló, que era a la qual jo em referia quan els preguntava —3 voltes—).

Transcorreguts uns quants minuts d’espera veig que a la distància s’apropa un jersei groc i dono per fet que és el Guayas i que al darrere, llavors, apareixerà una segona jaqueta groga amb la cara d’en Pedro. Però no. Tan ràpid com l’únic jersei groc que s’acostava va arribar al meu arbre, la figura sobre la bici va prendre la forma d’en Pedro i darrere d’ell no venia ningú més. Sense a penes abaixar el ritme, va passar veloç pel meu davant i vaig muntar en la bici perquè em posés al corrent.

El Guayas se ha quedado atrás. / En la segunda vuelta. / Ha caído pero se ha puesto en marcha otra vez.

Com? Que el Guayas ha caigut? I el Pedro ha seguit tirant? Després de debatre internament si quedar-me o no per allí a esperar una altra estona fins que arribés el Guayas, vaig decidir que seria millor fer-ho on estaven la Marta i Ganaëlle per si tenien més notícies. I així, una mica a contracor, vaig continuar pedalant darrere d’en Pedro impedit de poder preguntar gaire cosa més per aquests 12 metres distancia que no podíem trencar.

Amb cara de circumstàncies em vaig quedar quan en arribar fins on eren elles veig també, dempeus i sense bicicleta, la figura del… Guayas. Què!? Com!? Però què fa aquí!? S’ha retirat!? No ho entenia res…

D’ara endavant la cursa ja no va ser la mateixa. No deixava de pensar que tots havíem fallat una mica. Nosaltres, Pedro i jo, per no saber esperar (començant per mi, és clar) i el Guayas per no voler mantenir-se en curs a molt pesar dels cops rebuts. Uns ¡Joder, Nico!, ¡Joder, Guayas!, ¡Joder, Pedro!, començaren a sonar reiteradament al meu cap: ¿Y si no me hubiese escapado con la bici? ¡Joder, Nico! / ¿Pero dónde tienes la cabeza Guayas, de verdad que te has retirado sin llegar a la parte de la piragua? ¡Joder, Guayas! / Pedro, ¿estabas con el Guayas en el momento del accidente y después no habéis continuado juntos? ¡Joder, Pedro! I així…

En el que quedava de carrera, el Pedro es va dedicar a esperar-me perquè jo no acabés punxant a les 9 voltes dels 20 km de caiac que ens van prendre gairebé 3 h 40′ —i bona part del meu cul, esquena i energies— amb els bots, bah!, dic, amb els cajacs…? que el Tom va haver d’importunar i desempolsar de la seva oblidada letargia per llogar-nos-els, i que res tenien a veure amb els nostres esvelts i àgils caiacs del canal olímpic que ara trobàvem a faltar. Després, jo em vaig encarregar que el Pedro no punxés durant les dues hores que ens va prendre el doble gir de 10,5 km de la mitja marató que encara teníem per davant.

IMG-20180903-WA0056
Tercera etapa: els caiacs, 20 km.
Parada tècnica per menjar, descomprimir el cul i deixar passar sang a les cames.
IMG-20180903-WA0055
Quarta etapa i final: córrer, 21 km. Darrers mil metres.

En total, 10 h 49′ 24″ fins a creuar la ziellinie del campionat mundial de quadratló llarga distància. Érem els últims. Tancàvem la cursa a més d’una hora de distància del classificat anterior (… i quan això et fa un cert grinyol intern és quan també t’adones que no et conformes simplement amb arribar). No calia fer el check list de com van anar els objectius de la jornada tal com el Tom, qui també competia, ens ho va repassar dels seus. A mi, tots em sortien amb una “X” al costat. Tot se me’n fotia una mica: quatre mesos en això i no travessàvem la meta de Hannover els tres plegats.

Tocava arribar junts i no va ser així. Tot es pot matisar una mica —i fer noves lectures més endavant— però, ara per ara, per a mi tots vàrem punxar. I aquests dies posteriors a la cursa això volta feixuc i silenciós a l’aire.

( Bonus track )



––––––––––––––––––––––––––––––––––––––––
CASTELLANO

 Hannover 03/06:
 Declassified 

Una semana atrás la gente preguntaba: ¿Qué, ya estáis preparados para ir a Hannover?, y esto es algo que se quedó sin respuesta aquí en el blog. Y ahora que ya hemos regresado, la pregunta es: ¿Y, cómo fue por Hannover?

Al respecto, seguramente cada uno tiene una visión diferente. La mía, esta semana que ha seguido a la carrera, va por aquí:

No estoy contento. La experiencia me ha dejado un sabor de boca que no es el mejor. De hecho, el sentimiento que me irrumpe es más bien negativo: tengo la sensación que, de alguna manera, los tres hemos fallado.

Un par de días antes de marchar a Hannover decidimos que haríamos la carrera juntos. Una especie de “o todos o ninguno” y esa era la idea. Para poner un poco de presión sugerí de al menos cruzar la meta por debajo de las 10 horas (nada muy disparatado si lo hacíamos sin pausa, ¡no os penséis!).

Acompañándonos, todos nos ayudábamos un poco porque cada uno tenía una prueba más floja u otra más fuerte. En cursas largas, por eso, esto no es nada fácil —o es proporcionalmente difícil al largo de la cursa—. En general, y sin necesidad de ponerse al límite como quienes luchan por las primeras posiciones, creo que cada uno avanza al ritmo en que al cuerpo le resulta eficiente hacerlo según cual sea la distancia a recorrer (pensando siempre en poder llegar hasta el final) e ir a una velocidad diferente de eso, sea yendo más lento o más rápido, supone un desgaste físico y psicológico mayor.

IMG-20180903-WA0061
Estaba claro

A priori —y sólo en teoría—, en un extremo de la cuerda teníamos a Pedro, cuyo punto débil era la natación. Tampoco dejaba de ser un misterio (y en cierto modo una preocupación y responsabilidad para Guayas y yo) el cómo resistiría en la totalidad de la prueba al tratarse de su primera competición de larga distancia (en este sentido, con Guayas no es que seamos unos expertos, pero con los años ya más o menos nos conocemos y sabemos dónde la aprieta el zapato a cada uno). Al extremo opuesto de la cuerda —¡en teoría!— estaba yo, que normalmente soy quien más aprieta cuando de ir tirando se trata (no por un afán de hacer marca, pero un deseo práctico de querer acabar rápido el trámite —y también por culpa de títulos como “Retroceder nunca, rendirse jamás”, película que, por cierto, diría que nunca he visto, pero la frase me quedó—). Y en medio, Guayas, que siempre es una suerte de incógnita entre lo que es capaz de resistir y lo que su cabeza y las ganas del día según se levante le digan que es necesario resistir antes de decir: ¡P*#o sinsentido! A tomar por culo, se acabó. ¡Hasta aquí llego! (podéis aliñar esto con un generoso puñado extra de insultos para hacerlo todo más realista).

Así, el sábado antes de la carrera —de hecho, ya era el domingo— los tres nos fuimos a acostar con pensamientos muy diferentes. A ver si no me equivoco (ya me corregirán ellos): yo —comienzo por el mío porque es el único que sé con certeza— sabiendo que mañana sería un día largo pero sin dudar de que la acabaríamos los tres, Guayas tratando de disimular unas pocas ganas de empezar una carrera para la cual no se sentía para nada preparado y Pedro, el único con esos nervios novicios que no te dejan dormir bien y te ponen la cabeza mil visualizando y pensando en el reto que se te viene —se le venía— encima la madrugada siguiente (nerviosismo que en cierto modo se agradece y que Guayas y yo ya hemos perdido con el tiempo, lo cual tiene poco de positivo porque te hace perder el respeto y la emoción. Puedo añadir, también, la ambición pero de ésta, más allá de cruzar la meta, nunca hemos tenido mucha —o eso me pensaba—).

Fuimos a la cama pasadas las 00.00 h (nada de misticismo y tiendas de campaña esta vez) y las alarmas resonaron a las 4.43 h para entrar en el agua del Stichkanal Hannover-Linden un poco antes de las 7.15 h (hora del disparo de salida). En total, unas cuatro horas de sueño si alguno de los tres consiguió dormirse al momento aquella noche.

Fünf Sekunden! Vier, drei, zwei, eins… Piiiiiiiiiiiiiip!

Silbato y salida. Todo el mundo ya estaba nadando. Nosotros tres, detrás de la estampida, todavía ajustándonos el gorro y las gafas y discutiendo un par de cosas antes de ponernos en marcha. Revolucionado como buen novato, el único ansioso por ponernos en movimiento al ver como los otros 28 inscritos en la cursa (más los que la hacían por equipos) se alejaban rio arriba, era Pedro.

En el tramo de natación el objetivo de ir juntos se cumplió y el canal ayudó bastante: la temperatura era más que agradable para estarse un rato, el agua medianamente turbia pero muy dulce y refrescante y el fondo bastante distraído en cuanto a lo que podías ir encontrando (además de una vegetación verde, larga y muy densa que en más de un tramo se te enredaba en la mano al bracear). Dado que Pedro nunca había nadado 3,8 km del tirón, era sin duda la prueba que más nos preocupaba y gran parte del recorrido lo pasamos en una especie de formación silenciosa que lo dejaba a él en el medio y a Guayas y a mí a cada lado conteniendo el ritmo de avance (yo un fisco nomás, Guayas un fisco largo y más). Y así, sin prisa pero sin pausa, finalmente recorrimos en una hora y media pasadas las dos vueltas del tramo del canal, salimos del agua eufóricos y con el subidón del momento corrimos los 300 metros que había hasta la zona de transición de las bicicletas mientras nos íbamos sacando el neopreno. La prueba que en principio era la difícil ya estaba superada.

Mudados para lo que tocaba ahora, acompañamos a pie nuestras bicis —que Tom, el organizador, nos había conseguido alquilar tirando de familia y amigos— fuera de la zona de transición hasta la línea donde te dejan montarlas y nos pusimos a pedalear. A diferencia de las otras disciplinas, en los 90 km del tramo de ciclismo no está permitido ir juntos (puesto que al tratarse de una cursa individual no puedes ir “a rueda” o “a rebufo” de otro competidor), sino que se tiene que dejar una distancia mínima de 12 metros entre cada ciclista, lo cual nos dificultaba la comunicación y el poder estar pendiente del qué hace el que tienes detrás (simplemente confías que está).

En formación, y aprovechando que estaba por todo lo alto, pusimos a un exultante Pedro delante para que marcara el ritmo, a Guayas enmedio y yo cerrando para que nadie se quedara atrás. Recorridos unos metros, pero, la cosa no tiraba mucho y conmigo gritando desde atrás que se acelerara la marcha, Guayas pasó delante. La situación no mejoró tampoco. Desde atrás, mi impresión era que el ritmo de pedaleo no coincidía con la euforia que parecía los tres teníamos en el cuerpo. Íbamos a ritmo de paseo y ni siquiera nos acercábamos a los 30 km/h (que, dentro de lo que habíamos hablado, era el mínimo a que aspirar en el contexto de una carrera; vaya, que en general no se tiene que subir mucho entre los clasificados para encontrar gente que baja de las tres horas en 90 km). Todo sucedía a cámara lenta. Era cómo si no avanzáramos.

Después de la natación, la bicicleta era la tarea que más pendiente teníamos de preparar (de correr, ni hablar, ¿todo el mundo lo sabe hacer, no?). Durante estos últimos cuatro meses sólo hicimos una salida en bici y podemos dejar de contar (sólo Pedro y yo hasta Sitges por Vilafranca del Penedès, 70 km). Entre pasotismo y que el canal tiraba más, de alguna manera confiábamos en que eso que llaman “memoria muscular” (sí… del viaje en Irlanda de hace —ehem— ¡10 meses!) nos ayudaría. Obviamente, no fue así.

Pasados unos kilómetros, yo continuaba atrás cerrado el grupo pero eso poco más duró. No apretar el ritmo en la natación me parecía necesario, pero… ¿¡No hacerlo en las bicis!? ¿¡Cómo puede ser!?, era algo que simplemente no entendía y tardé en asimilar (60 de los 90 km, para ser exactos). Así, me puse delante de los tres con la intención de marcar un ritmo de avance cerca de los 30 km/h que todos pudieran seguir.

Aquí es cuando todo el plan comenzó a tambalearse.

Al rato de marchar a 30 km/h sin mirar atrás, me quedé solo. Y continué tirando. Tampoco paré en los avituallamientos que había en el recorrido (dos por vuelta) como habíamos comentado. Sinceramente, continuaba pedaleando porque me lo estaba pasando bien, poseído por el asfalto de un camino que transcurría entre campos y pequeñas urbanizaciones pero sabía que me estaba saltándo lo hablado. Atrás había dejado a Guayas y Pedro (en este orden) con la misión de seguir juntos este rato hasta que nos volviéramos a reencontrar y con la idea en la cabeza que sería Guayas quién se estaría asegurando del avance de Pedro.

Lo que pasó con ellos entonces, me lo perdí.

Al acabar la segunda vuelta y antes del giro donde el recorrido empezaba otra vez, pregunté al vuelo a Marta y Ganaëlle (que habían elegido esta intersección del camino para apoyarnos) que “¿¡Cuánto más atrás venían!?” y me dijieron que “Un rato, un rato… ¡Un rato largo!” Aquí fue cuando me dije: “OK, Nico, si queremos llegar todos juntos, lo que estás haciendo no tiene ningún sentido, baja el ritmo.” Y así, durante mi tercer giro, comencé a pedalear más despacio y a tomar largas pausas en los avituallamientos y paradas para hacer pichí.

A Pedro, un poco por responsabilidad ya que nosotros lo habíamos metido aquí, lo esperamos los dos (Guayas y yo). Guayas es de los que siempre espera a todo el mundo, a Pedro y a mí (ésto cuando no le da un arrebato por esprintar a solas o bien para intentar alcanzar a alguien que lo ha sobrepasado a buen ritmo). Y a Guayas, bien, yo lo espero a veces sí y a veces no, y cuando no lo hago es simplemente porque como-se-trata-del-Guayas doy por hecho lo puede hacer. Pero, sí, por norma general quien tiene más paciencia para esperar es el Guayas y en esta ocasión es aquí donde —le— hemos fallado.

Esta vez, finalmente resultó que a quien tocaba esperar era a él y no lo hicimos ni nos dimos cuenta que tocaba hacerlo. Primero me alejé yo y con esto, de alguna forma, tiré del cordel para que Pedro, cuando se sintió fuerte en la bici poseso por la carrera, también lo hiciera. Y el Guayas se fue quedando atrás hasta que en un momento de soledad y desánimo: “¡P*#o sinsentido! A tomar por culo, se acabó. ¡Hasta aquí llego!” y decidió abandonar después de dos grandes golpes de los cuales yo no me enteré hasta después de sucedidos: primero un accidente y caída (de la cual se levantó) y después un reventón de neumático (el qual reparó).

El pinchazo anímico, sin embargo, es el más difícil de sobrellevar y al terminar su segunda vuelta decidió no continuar. Cosa que de ir los tres juntos, de seguro no habría pasado (vaya, no se lo habríamos permitido).

VID-20180903-WA0072_CUT_02
El Guayas se retiraba…

Mientras todo eso sucedía, en paralelo, yo continuaba estirando el tiempo. Llegado hasta aquí, todavía no tenía del todo claro cuántos kilómetros tenía cada vuelta y, por lo tanto, cuántas vueltas más tenía aún por hacer (sí… esto pasa por no leerse la web ni atender el briefing de la carrera o… por ir solo). Después de unos espesos cálculos mentales de los cuales no me fiaba de nada, mi conclusión era que esta era la última porque en total tenían que ser sólo tres vueltas (y no las 6 que me afirmaban en un inglés escueto los voluntarios de los avituallamientos en el caso de estar haciendo la “long-distance race”, la cual, según como se mirara, era la que estábamos haciendo). Así, antes de acabar (diría que a unos 6 o 5 km de la intersección donde estaban Marta y Ganaëlle) me detuve bajo la sombra de un árbol a esperar a Guayas y Pedro mientras veía pasar como flechas a los que todavía quedaban en la carretera (no es que hayamos avanzado mucha gente por el camino, es simplemente que en el mismo circuito tenían lugar más competiciones —otro trozo de información que también desconocía— y de aquí mi confusión con el número de vueltas y los voluntarios de los avituallamientos porque había dos “long-distance race”: la del triatlón, el ironman, que era a la cual ellos se referían y a donde pertenecían los que yo veía pasar —6 vueltas—; y la del cuadratlón, que era a la cual yo me refería cuando les preguntaba —3 vueltas—).

Transcurridos unos cuántos minutos de espera veo que a la distancia se acerca un jersey amarillo y doy por hecho que es el Guayas y que detrás, entonces, aparecerá una segunda chaqueta amarilla con la cara de Pedro. Pero no. Tan rápido como el único jersey amarillo que se acercaba llegó a mi árbol, la figura sobre la bici tomó la forma de Pedro y detrás de él no venía nadie más. Sin apenas bajar el ritmo, pasó veloz delante de mí y monté en la bici para que me pusiera al día.

El Guayas se ha quedado atrás. / En la segunda vuelta. / Ha caído pero se ha puesto en marcha otra vez.

¿Cómo? ¿Que Guayas ha caído? ¿Y Pedro ha seguido tirando? Después de debatir internamente si quedarme o no por allí a esperar un rato más hasta que llegara el Guayas, decidí que sería mejor hacerlo allá donde estaban Marta y Ganaëlle por si tenían más noticias. Y así, un poco contrariado, continué pedaleando detrás de Pedro impedido de poder preguntar mucho más por esos 12 metros distancia que no podíamos romper.

Con cara de circunstancias me quedé cuando al llegar hasta donde estaban ellas veo también, de pie y sin bicicleta, la figura del… Guayas. ¿¡Qué!? ¿¡Cómo!? ¿¡Pero que hace aquí!? ¿¡Se ha retirado!? No entendía nada…

De ahora en adelante la cursa ya no fue la misma. No dejaba de pensar que todos habíamos fallado un poco. Nosotros, Pedro y yo, por no saber esperar (empezando por mí, claro está) y el Guayas por no querer mantenerse en curso a mucho pesar de los golpes recibidos. Unos ¡Joder, Nico!, ¡Joder, Guayas!, ¡Joder, Pedro!, empezaron a sonar reiteradamente en mi cabeza: ¿Y si no me hubiese escapado con la bici? ¡Joder, Nico! / ¿Pero dónde tienes la cabeza Guayas, de verdad que te has retirado sin llegar a la parte de la piragua? ¡Joder, Guayas! / Pedro, ¿estabas con el Guayas en el momento del accidente y después no habéis continuado juntos? ¡Joder, Pedro! Y así…

Durante lo que quedaba de carrera, Pedro se dedicó a esperarme para que yo no acabara pinchando durante las 9 vueltas de los 20 km de kayak que nos costaron casi 3 h 40′ —y buena parte de mi culo, espalda y energías— con los botes, bah!, digo, con los kallaks…? que Tom tuvo que importunar y desempolvar de su olvidado letargo para alquilárnoslos, y que nada tenían que ver con nuestros esbeltos y ágiles kayaks del canal olímpico que ahora echábamos de menos. Después, yo me encargué de que Pedro no pinchara durante las dos horas que nos tomó el doble giro de 10,5 km del medio maratón que todavía teníamos por delante.

IMG-20180903-WA0056
Tercera etapa: los kayaks, 20 km.
Parada técnica para comer, descomprimir el culo y dejar pasar sangre a las piernas.
IMG-20180903-WA0055
Cuarta etapa y final: correr. Últimos mil metres.

En total, 10 h 49′ 24″ hasta cruzar la ziellinie del campeonato mundial de cuadratlón larga distancia. Éramos los últimos. Cerrábamos la cursa a más de una hora de distancia del clasificado anterior (… y cuando esto te hace cierto chirrido interno es cuando también te das cuenta que no te conformes simplemente con llegar). No había necesidad de hacer el check list de cómo fueron los objetivos de la jornada tal como Tom, quien también competía, nos lo repasó de los suyos. A mí, todos me salían con una “X” al lado. Todo me daba un poco igual: cuatro meses en esto y no cruzábamos los tres la meta de Hannover.

Tocaba llegar juntos y no fue así. Todo se puede matizar un poco —y hacer nuevas lecturas más adelante— pero, hoy por hoy, para mí todos pinchamos. Y estos días siguientes a la carrera eso deambula pesado y silencioso en el aire.

( Bonus track )

Advertisements

One thought on “ Hannover 03/06: ​ Declassified 

  1. Vienen al caso los improperios del Capitán Haddock: “rayos y centellas”, “ectoplasmas” “mil millones de demonios” “marineros de agua dulce” “ostrogodos” etc.
    Y esperar que la próxima vez vaya todo mejor y al compás.

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s