Un test, 5 montañas, 10km, 1kg de fruta y mucha agua. Ahh y una rueda!

La intención era salir en el primer tren (7.08 am) del sábado en dirección a Ribes, donde nuestro querido amigo Campre (véase la primera entrada de este blog) tiene casa y familia.

Nos ha ofrecido a nosotros y resto de amigos, que fuésemos a verla por fuera, dormir en un camping, bañarnos en la piscina municipal, y comer una paella, por supuesto, en un restaurante del pueblo. Es lo bueno de tener amigos.

La idea era llegar temprano para poder hacer unas rutas que nos recomendó, que consistían en recorrer todos los pueblos cercanos y volver tras cada uno de ellos a Ribes. Como no podía ser de otra manera, Ribes es el de menor altitud de todos ellos, así que el Campre’s Challenge era una montaña rusa de subidas y bajadas continuas. Queríamos llevar las alforjas, y dormir en el camping para hacer un test aproximado de lo que será cada uno de los días que nos aguardan en nuestro cercano viaje.  

Pero….     y….

A las 2 de la mañana aún estabamos tanto Nico como yo (Guayasén) despiertos y debatiendo si ir a Ribes en tren y ceñirnos al plan, o bien ir a Girona a comprar una esterilla de acampada. También amagamos con ir directos desde Barcelona a Ribes en bicicleta, o bien ir desde Vic. Finalmente, entre conversaciones estériles y distracciones varias, no nos dormimos hasta casi las 3, así que la opción escogida finalmente fue la de ir a Ribes, y no en el primer tren, sino en el segundo (7.57, nada mal)

Nos encontramos en el tren, a la hora adecuada, y durante el viaje de casi dos horas nos dio tiempo de instalar los acoples (recién adquiridos) y probar el nuevo uniforme del equipo. Salvo algunas sorpresas, un viaje genial.  Solo agradecer a la revisora de Renfe con la que coincidimos en el tren su buen humor, cariño, y alegría ante las mil locuras que sufre/vive/endulza cada día.

Llegamos a Ribes… y directos al camping. Primeras pruebas con los acoples, al principio un poco inestable, e inseguridad… pero pronto demuestran ser útiles.

Reservamos una parcela, instalamos la tienda y dejamos la mayor parte del peso de las alforjas, que ya bastante íbamos a sufrir con las empinadas cuestas de la zona, que ya nos habían avanzado en varias ocasiones algunos locales.

Salimos rumbo a la primera montaña… y se hizo mas corta de lo que esperábamos. Arriba encontramos una fuente de agua fresquísima y deliciosa de la que nos aprovechamos todo lo que pudimos. Bajada volando al Ribes y vuelta a subir, esta vez a Queralbs… un poco mas lejos, pero con una maravilla esperándonos al final de la subida. 

Allí nos refrescamos, por no decir que nos bañamos, que así fue, y para abajo de nuevo… una tras otra hasta completar la visita a los 5 pueblos de alrededor, parando para comer fruta (solo fruta señores).

Sobre las 18 aprox, acabamos el trabajo y salimos a correr 10 km. Un paseo para recordarle a las piernas que también han de correr, y no solo hacer de pistones. 

A los dos kilómetros nos encontramos con un pobre hombre que había pinchado rueda de su BMW pero no atinaba a cambiarla. El caballero parecia tener problemas (con la rueda y con su espalda) asi que paramos a echarle una mano y le dejamos el coche listo para andar…. quedaban otros 8 km… los completamos y después a la ducha, comer (un aguacate para los dos, sálvenme por favor. Pedro, te echo de menos.) 

Y a dormir, que esperamos a Marta y Míriam, que vienen hoy al camping (con provisiones!!!, dios las guarde a las dos y me las conserve durante muchos años igual de buenas)  para mañana disfrutar de todo lo que nos tiene preparado Campre. Estamos deseando ver su casa por fuera. 

Advertisements

2 thoughts on “Un test, 5 montañas, 10km, 1kg de fruta y mucha agua. Ahh y una rueda!

  1. Que bueno saber de ustedes!!!!! y como dices..DIOS GUARDE A LAS AMIGAS…. PQ SINO, NO SE DE DONDE SACARÁN ENERGÍA PARA VOLVER!!!!!!!
    CARIÑOS!!!!
    Qué mañana sea tan bueno como hoy!!!!!

    Like

  2. Un excelente relato de un escritor/nadador/corredor/ciclista e informático?
    No sé si mandarles con Western Union aunque sea 10 euros y puedan acompañar ese aguacate para dos, con un buen pan payés, aceite y dos tomates.
    Mis niños, coman más contundente s’il vous plaît!!!
    Besos y ánimos desde Tenerife

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s