El dolor solo duele?

Hace poco cayó en mis manos el libro de Scott Jurek “Correr, comer vivir”. Me lo envió por correo mi hermana Tindaya por el día del libro, y al echarle una ojeada por encima, tuve que hacer una breve pausa en la lectura del libro que tenía entre manos (Un viaje en bici, también un regalo, gracias Miriam, me lo estoy pasando muy bien con él) para poder devorar este otro.  

Un libro en cuyo índice puedes ver capítulos como: “el dolor solo duele”, “a veces hay que hacerlo y punto”, “hasta que el dolor te salga por las orejas”… no podía defraudar. Y desde luego no lo hizo. Como brevísimo resumen, el libro habla de las experiencias vitales de Scott Jurek, indiscutible referencia en el mundo de las carreras “Ultra” de larguísima distancia y horribles condiciones (como correr durante mas de 24 horas a temperaturas superiores a los 45°C.) Además, va intercalando recetas veganas a lo largo del libro, lo que lo hace todo aún más curioso.

Pues bien, efectivamente, una de las frases en las que  uno más se fija a lo largo del libro, es la de: el dolor solo duele.

Según el libro, el cuerpo te manda señales de aviso a través del dolor mucho antes de los límites a los que es capaz de llegar, y que no necesariamente estos dolores precisan que se detenga la actividad física, ya que “solo duele” (a pesar de dejar claro que en alguna ocasión, además de doler, ha matado a algún corredor de ultras)

Pues bien eso de que el dolor solo duele, obviamente tiene muchas lagunas. Muchísimas.

A mi el dolor me va poniendo de mal humor. Pero bastante.

Me pone negativo y pesimista. Mucho.

Me quejo de todo. De todo.

Me silencia hasta los pensamientos.

 

Parada técnica al kilómetro 76,8 de la ruta Barcelona – Girona por el interior (justo antes de pasar a Les Mallorquines). Hasta aquí, tres horas de viaje a 24,9 km/h y aún 27 km más por completar.

 

Y por fín, me da la risa, porque verme, escucharme, y sentirme refunfuñón, es en si mismo uno de los mayores chistes que tendré la oportunidad de vivir (aparte claro, de cuando F.M revele su verdadera identidad. Confianzaaa).

En ese punto todo parece divertido, me rio de mi mismo, de como he acabado yo sobre una bicicleta (con lo que me gustan), me rio de lo quejoso que estoy y de la cantidad de cosas que se me ocurren como mejores alternativas a estar abrasandome por dentro y por fuera (¿una siesta?, ¿comer? ¿Y esa sombrita de ahí? ¿paramos?).

El dolor solo duele. Pero tambien algo más.

¿Te duele?

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s