La primera carrera a pie

En 2012 nos apuntamos, bueno, me apunté a la primera carrera de 10 km que hicimos.

Imagino que un poco movido por la fiebre de las carreras populares, que estaba a punto de llegar a su momento álgido, me inscribí a la Cursa de bombers de Barcelona. Y por supuesto hablé con Nicho para ir juntos, aunque no estaba muy por la labor de pagar por correr, y menos, tanto o cuanto por kilómetro (ahí apareció por primera vez el concepto de rentabilidad por kilómetro, que tantos problemas acabó causando). 

Se trataba de un evento demasiado comercial, y con demasiado marketing como para que no provocara al menos un poco de rechazo en alguien al que le parece inimaginable ver el deporte como un negocio…. y para un asceta como Nico, otro poco más, así que de entrada… no.

De todas formas, no apuntarse no significa dejar de correr. Y tras una serie de intercambio de camisetas de ultima hora, lanzamiento de dorsales a través de las vallas, y cambios de vestuario, acabamos los dos en la casilla de salida a punto para salir.

Para el que no la conozca, esta carrera está organizada por Nike, y cuenta con recursos y capacidas como no he visto otra. Es una de las mejor organizadas (dada la cantidad de participantes) y con mayor ambiente de cuantas hemos hecho (muy pocas, por otro lado).

Lo que más nos impresionó fue lo animado que fue todo el recorrido. Al salir había musica, una marabunta de gente corriendo (miles!) y muchísimas personas animando. El primer kilómetro fue una carrera de obstáculos, esquivando gente y adelantando como se podía cada vez que encontrábamos un hueco. Poco a poco fuimos escurriéndonos hacia adelante, hasta que una vez en la Gran Vía había hueco suficiente para correr al ritmo que quisiéramos.

Los pulmones y las piernas pedían un ir a una velocidad, pero el ánimo de la gente, la música, y todo lo que por el camino habían preparado para los corredores iban empujándonos a correr un poco más rápido. Cruzamos una batucada a medio camino, gente disfrazada, una o dos o varias bandas de música con las pilas cargadas, y como no, el típico runner full equip que va delante de uno, y que no puedes dejar que se escape. El buen ambiente y la animación en general es el mayor punto de esta carrera.

Cruzamos la meta (totalmente apoteósica, entre el equipo de sonido a plena potencia, y el medio concierto en directo que había) en 42 minutos…  y fin. O principio.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s